lunes, 07 noviembre 2022 | Salud

¿Cómo es la maniobra de Heimlich en niños y bebés?

Dos policías de la ciudad de Roldan salvaron la vida de un bebé aplicando la maniobra de Heimlich. ¿Cómo actuar si estamos ante un ahogamiento de un lactante?
¿Cómo es la maniobra de Heimlich en niños y bebés?
Publicidad
Conocer primeros auxilios salva vidas. Es un compromiso que como comunidad debemos asumir y ser responsables ante una urgencia que pone en riesgo la vida de un tercero. El caso de los dos oficiales de la policía de Santa Fe, que con gran atino, asistieron de forma inmediata a un lactante, le brindaron la oportunidad de vida al lactante.

¿Qué hacer ante un ahogamiento de un bebé?

La primera acción es llamar a la emergencia médica. Debés indicarle a quién esté presente que se comunique inmediatamente. En caso de estar solo con la víctima, deberás realizar el llamado mientras se monitorea a la persona.
Evalúa bien la situación, distingue sus signos vitales y el que la zona donde ocurre el incidente no contenga mayores peligro para la vida tuya y del tercero.

Títulos de interés:
>Baja la temperatura y al fin se nubló
>Descenso de temperatura con probabilidad de lluvias para este miércoles


El signo universal de atragantamiento son las manos apretadas a la garganta. Si la persona no da la señal, busca estas indicaciones:

Incapacidad de hablar;
Dificultad para respirar o respiración ruidosa;
Sonidos chirriantes al intentar respirar;
Tos, que puede ser débil o fuerte;
Piel, labios y uñas que se tornan azules u oscuras;
Piel enrojecida y luego pálida o de color azulado;
Pérdida del conocimiento.
Si la persona puede toser con fuerza, debe seguir tosiendo.

Para despejar las vías respiratorias de un bebé menor de 1 año que se atraganta:

Colocarse en posición sentada, sostén al bebé boca abajo en tu antebrazo, apoyado sobre su muslo. Sostén la cabeza y el cuello del bebé con tu mano y coloca la cabeza más abajo que el tronco.

Golpea al bebé suave, pero firmemente cinco veces en la mitad de la espalda con la palma de la mano. La combinación de la gravedad y los golpes en la espalda deberían liberar la obstrucción. Mantén los dedos apuntando hacia arriba para evitar golpear al bebé en la parte posterior de la cabeza.

Pon al bebé boca arriba sobre tu antebrazo, descansando sobre tu muslo con la cabeza más baja que el tronco si el bebé todavía no respira. Con dos dedos colocados en el centro del esternón del bebé, aplica cinco compresiones torácicas rápidas. Presiona hacia abajo aproximadamente 1 1/2 pulgadas y deja que el pecho se eleve nuevamente entre cada compresión.

Repite los golpes en la espalda y las compresiones en el pecho si la respiración no se reanuda.

Comienza a realizarle RCP al bebé si una de estas técnicas abre las vías respiratorias, pero el bebé no reanuda la respiración.
Si el niño es mayor de 1 año y está consciente, aplica solo compresiones abdominales. Ten cuidado de no usar demasiada fuerza para evitar dañar las costillas o los órganos internos.

Publicidad
Publicidad Publicidad Publicidad Publicidad
Publicidad
Av. San Martín 1215 San Lorenzo, Santa Fe, Argentina | C.P.: 2200 | +54 341 691 2807
© Copyright 2010, Todos los derechos reservados.
Escuchar en Google Podcasts