miércoles, 21 diciembre 2022 | Santa Fe

Perotti y la miseria política en su máxima expresión

El gobernador, que decidió no sumarse al feriado nacional para festejar el campeonato mundial, armó su festejo personal en el Aeropuerto.
Perotti y la miseria política en su máxima expresión
Publicidad
El gobernador Omar Perotti fue uno de los mandatarios provinciales que, en una medida polémica y poco clara desde lo legal y constitucional, decidió no sumarse al feriado de este martes 20 de diciembre, decretado por el gobierno nacional para celebrar junto a la Selección Argentina de Fútbol el campeonato mundial obtenido en Qatar.

Haciendo gala una vez más de la deficiente comunicación que caracterizó a todo su gobierno, en la noche del martes desde la gobernación difundieron la determinación sin demasiadas precisiones. Perotti había decidido que en Santa Fe no había más lugar para los festejos y que tampoco ningún santafesino se iba a poder trasladar hasta Buenos Aires para celebrar y ver a los ídolos de cerca.

Sin embargo, unos pocos santafesinos sí pudieron ver de cerca a Leo Messi y Ángel Di María, entre ellos el propio Perotti. Es que en una muestra de autoritarismo y casi como una provocación para el resto de los santafesinos a los que el propio gobernador les cercenó la posibilidad de festejar, el jefe de la Casa Gris se acercó hasta el Aeropuerto de Rosario para recibir a los ídolos rosarinos de la selección.


Títulos de interés:
>Lo que dejó el acto del 3 de febrero: el enojo del público, los delfines de Perotti y el gran ausente
>Perotti no se animó: decidió no hablar en el acto central por el aniversario del Combate de San Lorenzo

Y aunque la decisión de los propios futbolistas había sido hasta el momento mantenerse lo más alejado de la política posible -a tal punto que no visitaron la Casa Rosada ni fueron recibidos por el presidente de la Nación en su llegada al país-, Perotti se tomó el atrevimiento de acercarse sigilosamente, casi como en una emboscada, para finalmente abrazarlos. Visiblemente incómodos con la situación, Leo y Angelito se comportaron de manera respetuosa como nos tienen acostumbrados, aunque seguramente hubieran preferido evitar el encuentro.



El gobernador aprovechó también para darle la bienvenida a la provincia a los dos jugadores en su cuenta personal de Twitter. Y cientos de usuarios, además de recordarle la miserabilidad de su acciones, también le reprocharon que se olvidó de otros santafesinos que integraron el plantel campeón, entre ellos el propio DT Lionel Scaloni, Franco Armani y Ángel Correa.

Mientras tanto, el supuesto festejo popular que se esperaba en Rosario para abrazar a los ídolos parece esfumarse por la incapacidad del municipio local y de la Provincia de organizar un evento a la altura de las circunstancias. Por ahora, Perotti tuvo su fiesta, pero los santafesinos no.

Publicidad
Publicidad Publicidad Publicidad Publicidad
Publicidad
San Lorenzo, Santa Fe, Argentina | C.P.: 2200 | +54 341 691 2807
© Copyright 2010, Todos los derechos reservados.
Escuchar en Google Podcasts