martes, 03 agosto 2021 | Opinión

Tokio 2020: los Juegos Olímpicos de la diversidad, solidaridad y empatía

La solidaridad y la empatía predominan en los juegos olímpicos de Tokio 2020. Medallas compartidas, la primera atleta transgénero, retiros inesperados e historias de vida conmovedoras detrás de cada atleta que participa.
Tokio 2020: los Juegos Olímpicos de la diversidad, solidaridad y empatía

Los Juegos Olímpicos llegaron atravesados por una situación particular a nivel mundial que es la pandemia por el coronavirus. Los atletas, todos, han vivido esta situación pandémica, con cuarentenas en las distintas partes del mundo, de maneras diferentes. Algunos de ellos han tenido grandes dificultades para desarrollar sus entrenamientos de manera correcta para poder mejorar el rendimiento. Otros fueron afectados anímicamente, y todo ello influye al momento de dar competencia, pero más allá del deporte lo que dejó verse con claridad en lo que va de los Juegos Olímpicos es la solidaridad, repasemos:

La prueba de salto en alto masculina dejó una de las imágenes que quedará en la historia de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El italiano Gianmarco Tamberi y el qatarí Mutaz Essa Barshim, estaban empatados con la mejor marca y tomaron la decisión de compartir la medalla de oro. Dieron un claro ejemplo de compañerismo y del verdadero espíritu olímpico.




Títulos de interés:
>Carolina Díaz: organizaron una venta de pollos para solventar gastos de abogados
>Inauguraron en San Lorenzo un Consultorio Inclusivo para trans y travestis

Les informaron en la pista que ellos tenían la oportunidad de definir el resultado: podían intentar un nuevo salto o compartir el primer lugar. “¿Podemos tener dos oros?”, preguntó Barshim. El funcionario asintió y la decisión fue inmediata.

Tom Daley fue otro de los atletas que quedará en el recuerdo de los espectadores por su personalidad, su desempeño y su particular acción soldiaria. Daley es un saltador de trampolín británico especializado en la plataforma de 10 metros.

Fue noticia por sus declaraciones tras recibir la medalla de oro. "Soy gay y campeón olímpico”, declaró. El saltador de 27 años es activista por el colectivo LGBTQ+ y en sus redes busca generar contenido que promueva la igualdad de género y aceptación ante las distintas orientaciones sexuales.



El atleta además fue captado por las cámaras mientras estaba como espectador en las tribunas tejiendo. Daley realiza tejidos para una organización benéfica de tumores cerebrales para ayudar en la investigación de una cura y sus tratamientos.

Otra temática para destacar en los juegos es la inclusión y la diversidad. Esta edición, por primera vez en la historia participó una atleta transgénero. Se trata de Laurel Hubbard, de 43 años, quien compitió en categorías masculinas antes de hacer su transición pasados los 30 años. Se volvió elegible para la categoría femenina después de cumplir con los criterios del Comité Olímpico Internacional (COI) para los atletas transgénero y compitió en halterofilia 87 kg.



La historias de vida también resuenan en los Juegos Olímpicos, sobre todo cuando parte de ella se interpone en la parte deportiva. La medallista olímpica Simone Biles de Estados Unidos se retiró de la final de gimnasia femenina de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para centrarse en la salud mental. Explicó que no estaba bien y no podía concentrarse para hacer sus salidas por ello decidió retirarse de la competencia.



En enero del 2018 compartió por Twitter que ella fue una de las víctimas de Larry Nassar. El ex médico del equipo olímpico de gimnasia de Estados Unidos fue condenado a 60 años de cárcel por posesión de pornografía infantil y culpable de abusar sexualmente a más de 140 mujeres, entre ellas Simone.

Después de una semana sin competir para cuidar su salud mental, la superestrella estadounidense celebró haber integrado el podio en la última final de la gimnasia artística femenina en Tokio llevándose la medalla de bronce.

Otra de las atletas que sorprendió en los juegos olímpicos es Sifan Hassan. La velocista demostró fuerza y perseverancia tras una carrera complicada en la que salió victoriosa. La neerlandesa de 28 años se cayó luego de tropezar con una rival en la última vuelta y quedó última en el pelotón. Sin embargo, se levantó, con dolor en su cuerpo y comenzó a correr. Increíblemente terminó ganando su serie con un tiempo de 4:05.17.



La velocista tuvo un pasado marcado por la lucha y el sacrificio. Con tan solo 15 años, llegó a los Países Bajos desde Etiopía, su país de origen, como una refugiada. En el 2019 se proclamó doble campeona mundial, en 1.500 metros y 10.000 metros en el Mundial de Atletismo Doha.

Las diferentes historias de vida y superación de los atletas de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 dejan ver que a pesar que los mayores obstáculos que se presenten, los más grandes y difíciles están en la mente, y cuanto más grande sea, más disfrute de superarlo.

Publicidad
Publicidad Publicidad Publicidad Publicidad
Av. San Martín 1215 San Lorenzo, Santa Fe, Argentina | C.P.: 2200 | +54 341 691 2807
© Copyright 2010, Todos los derechos reservados.
Escuchar en Google Podcasts