lunes, 29 noviembre 2021 | Capitán Bermúdez

Casas de comidas de Bermúdez suspendieron el Delivery por la inseguridad: “no sé cómo vamos a seguir”

Ayer domingo, una sanguchería de Capitán Bermúdez decidió no tomar pedidos para enviar a domicilio, ya que los cadetes renunciaron por la ola de violencia e inseguridad que se vive en la localidad por estas horas. “Pago 20 mil pesos de custodia en el local, pero la calle no la podemos manejar”, dijo su dueño. Otros dos comercios tomaron la misma determinación.
Casas de comidas de Bermúdez suspendieron el Delivery por la inseguridad: “no sé cómo vamos a seguir”
Publicidad

Este domingo, una sanguchería de calle Roberto Ferrari de Capitán Bermúdez decidió suspender los envíos a domicilio debido a la ola de inseguridad y violencia que dejó a dos jóvenes baleados entre el viernes y el sábado a la noche. Sin embargo, no tienen en claro cómo continuar debido a que esta decisión implicó la caída de la mitad de las ventas.

Otros dos comercios con delivery de alimentos también manifestaron su decisión de suspender los envíos a domicilio. "Preferimos y elegimos resguardar la vida del cadete a mantenerlo trabajando en la calle con lo peligrosa que está y sin nadie que haga algo para protegernos", publicaron desde Breader.ok. En tanto que una página de venta de golosinas decidió también suspender los envíos.


Comunicados de los comercios.

Títulos de interés:
>Se viene una semana de temperaturas extremas
>Un automovilista con alcoholemia positiva perdió el control y terminó en una zanja


Sanguchería

“Cuando balearon al chico de calle Chocón (el viernes) yo tenía a uno de los cadetes en Pasaje Congreso, ahí cerca y vio todo el movimiento. No es solo una decisión mía, los cadetes me empezaron a decir que no quieren trabajar más”, contó a 11Noticias Mauro Galucci, el propietario del comercio de calle Roberto Ferrari.

También contó que “hace 15 días había renunciado uno de los cadetes después de lo de Isaac Muñoz, me dijo que no quería estar más en la calle y renunció. Conseguí otros y me renunciaron también. El sábado saqué algunos pedidos yo y cuando balearon al chico de calle Porvenir estaba en calle Chubut repartiendo, si tenía que ir cinco cuadras más allá o me tocaba a mi o veía lo que pasaba”.

“Me parece que no da para más ni ponerme en riesgo a mi ni poner en riesgo a otra gente. Tampoco sabemos bien qué hacer”, agregó. Por el momento, manifestó que la decisión de suspender el delivery fue solo por este fin de semana aunque “lo ideal sería aguantarlo porque no es seguro”. Además, evalúa la posibilidad de incorporar cadetes con auto, que “quizás no te asegurás, pero al menos no están siendo el blanco de ataque últimamente”.

Acorralado entre la inseguridad, la baja en las ventas por no hacer envíos y la complicada situación económica, el comerciante dijo que no sabe cómo va a continuar. “El sábado tomamos pedidos a cuentagotas, los que podía repartir yo por un rato que no sea tan tarde. El domingo directamente no tomamos pedidos para enviar y las ventas bajaron un 50% por lo menos”.

Y continuó: “con todos los compromisos a pagar que tenemos de sueldos, con todos los problemas económicos que hay, porque trabajamos mucho con carne y en los últimos 20 días nos pegaron un “revoleo” (sic) del 50% que no lo podés trasladar a los precios y si a eso le sumás que van a bajar tus ventas porque no podés estar en la calle porque te balean, no sabemos para dónde salir”.


Comunicado de la sanguchería emitido en la tarde del domingo

También, contó que mensualmente destina más de 20 mil pesos para tener una custodia en el local para poder trabajar resguardados, ya que al poco tiempo de abrir hace casi cuatro años fueron blanco de un importante robo. Sin embargo, dijo que “con la calle no podemos hacer nada, no hay forma de asegurarlo”.

Refirió que “después que lo mataron a Isaac Muñoz también estuve mucho en la calle repartiendo y noté que había una presencia policial mucho mayor a la que hubo en estos días y no pasaba nada. Y ahora parece como que se liberó de nuevo, no digo que haya sido a propósito porque no lo sé, pero se fue la presencia policial y las cosas vuelven a pasar, está todo bastante desmadrado”.

Y sobre el cierre, manifestó que le gustaría “que se acerque alguien de la Municipalidad o de la Policía para brindarnos un poco de tranquilidad, porque tenemos que trabajar y no están dadas las condiciones”.

Publicidad
Publicidad Publicidad Publicidad Publicidad
Publicidad
Av. San Martín 1215 San Lorenzo, Santa Fe, Argentina | C.P.: 2200 | +54 341 691 2807
© Copyright 2010, Todos los derechos reservados.
Escuchar en Google Podcasts