Publicidad
jueves, 15 julio 2021 | San Lorenzo

La historia de las esculturas de la barranca de San Lorenzo, que se llevó el Río Paraná

Una escena de la Batalla de San Lorenzo esculpida en la barranca del río Paraná debajo del Campo de la Gloria adornó la costanera por un tiempo en el año 1962, junto con otras esculturas de Belgrano y algunos faraones egipcios. El escultor sanlorencino Saúl Miller las creó cuando tenía 22 años, y el río las fue erosionando hasta desaparecerlas por completo. Conocé su historia.
La historia de las esculturas de la barranca de San Lorenzo, que se llevó el Río Paraná
Saul Miller, tiene 80 años, vive en Anisacate, provincia de Córdoba, pero nació y creció en la ciudad de San Lorenzo. A muy corta edad comenzó con el arte y las esculturas, las primeras obras las concretó con moldes que encontró cerca de su casa, las rellenaba con barro y al descubrir que cuando el barro se secaba quedaba una figura, así empezó con el modelado.

“Ahí me entusiasmé, después armé varias cosas de barro, creo que tenía 11 o 12 años”, contó Saúl en diálogo con 11Noticias haciendo referencia a sus inicios como escultor.

Con el paso del tiempo se fue perfeccionando por sus propios medios, hasta que un día, cuando tenía aproximadamente 22 años de edad, fue hacia la barranca, que quedaba a pocas cuadras de su casa y comenzó a esculpir diferentes personalidades históricas argentinas y del mundo.


Títulos de interés:
>Se hizo pasar por cliente, volvió con un cuchillo y robó en un local de ropa
>Un buen RCP es al tempo de la Marcha de San Lorenzo



Fue en el año 1962 que talló y esculpió a los héroes de la Batalla de San Lorenzo, el General San Martín, soldados, y luego siguió con varios personajes históricos como faraones y dioses egipcios. El lugar exacto fue en inmediaciones de calle Belgrano y el Río Paraná.

“Eso fue una cosa rara, empecé a trabajar en las barrancas, primero hice un indio y un día una maestra me preguntó si me animaba a hacer una estatua de Belgrano. Hice una y después hice la de San Martín. También hice de faraones egipcios”, comentó Saúl.



Con el paso del tiempo, las grandiosas esculturas fueron perdiendo la forma, el Río Paraná comenzó a erosionarlas hasta que desaparecieron por completo. Sólo queda de aquellas figuras el recuerdo y algunas fotografías que tomaron aquellos curiosos que se acercaron a mirar, y unos viejos archivos de diario. Pasaron casi 60 años de aquel acontecimiento.

“Estuvieron un tiempo, yo empecé a trabajar en la municipalidad, me empezaron a encargar trabajos de otros lados, empecé a viajar, y como eran de roca, erosiona y se la llevó el río”, contó el autor de las esculturas.

Las históricas fotos

Sólo algunas fotografías existen de esas bellas esculturas talladas en la barranca. Son las que quedaron para inmortalizar los acontecimientos. Las imágenes fueron compartidas en un grupo de la red social facebook por el hijo de una persona que estuvo en ese lugar y pudo tomarse fotografías con las obras.



“Mi papá, Edgardo Torres, posando junto a las obras de Saúl Miller esculpidas en las barrancas, en la rivera del Paraná”, expresó Ignacio Torres, un fotógrafo reconocido de la localidad.

También hay archivos de un periódico de esa época que registró el hecho, que consiguió Maricel Silva trabajadora del Museo de San Lorenzo, quien realizó un informe sobre las obras de Saúl hace unos años atrás.

Por su parte el historiador sanlorencino Miguel Ángel “Pepe” Piagentini, en comunicación con este medio contó que estas obras “fueron realizadas en el año 1962, y duraron muy poco tiempo porque el agua se las llevó”. Además expresó que son muy pocos los archivos que hay al respecto.



Tradicionales monumentos en la ciudad

Saúl Miller además creó muchas de las esculturas y estatuas que hoy podemos ver a diario en la localidad de San Lorenzo. El inmigrante en la tradicional plazoleta fue inaugurado en el año 1980, al igual que la obra que se encuentra en inmediaciones del intercambiador, el “Monumento al Franciscano”, que representa la evangelización a los habitantes originarios de la zona.

Dentro del Convento San Carlos se encuentra una estatua de San Francisco de Asís, en el patio del histórico lugar, un homenaje de la Asociación Sanmartiniana a la congregación franciscana a los 200 años de su llegada.

En el cantero central de Bv. Sargento Cabral y calle Urquiza se encuentra la escultura de Jorge Cafrune, en la parte central del lado sur de la plaza San Martín hay dos granaderos que representan la custodia del Gral. San Martín, en la plaza del Correo en la pared perimetral hay una escultura que muestra el viejo edificio del correo de la ciudad, todas estas obras clásicas fueron realizadas por Saúl.



Además hay varias edificaciones de la localidad donde en el interior tienen obras esculpidas en las paredes por Saúl, que fueron realizadas para amigos íntimos.

Una persona inquieta y audaz, que siendo el día de hoy, con 80 años de edad no deja de esculpir, no deja que el arte se retire de su vida, ya forma parte de él. Con más de 1200 obras, el sanlorencino plasmó su arte en diferentes puntos del país. Aquí en la localidad nos dejó obras tradicionales, peculiares y algunas completamente grandiosas que hoy solo quedan en el recuerdo, todo eso es lo que nos brinda este escultor sanlorencino que hoy está lejos de su ciudad natal, pero sigue en cada rincón de ella, en cada una de sus obras.

Sus obras en Argentina

El escultor Saúl Miller vive desde hace aproximadamente 10 años en la localidad de Anisacate, en la provincia de Córdoba donde realizó también varias esculturas: de la cantautora argentina Mercedes Sosa que tiene su merecido homenaje en una plaza de la localidad, fue inaugurada en septiembre del año 2010.

Además Saúl es el creador del Paseo Escultural con imponentes obras de 5 imperios en Villa Satyta. El Paseo, que ha tenido desde siempre el objetivo de promover enseñanza del arte escultórico de manera gratuita a sordomudos e hipoacúsicos, muestra a través de imponentes esculturas, cinco imperios: el Babilónico, Asirio, Romano, Persa y Griego.



También hay monumentos en homenaje a Lola Mora y Erminio Blota; y la historia de Moisés.

Saúl Miller, fue declarado ciudadano ilustre de la localidad de Anisacate y también de la localidad de San Lorenzo en el año 2003 en reconocimiento por todas las obras que realizó en ambas ciudades.

Otra de las obras importantes que realizó Saúl es la emblemática Virgen de Guadalupe de dos metros y medio de altura, blanca, ubicada en lo alto del estadio de fútbol del Club Colón. Esta obra tiene historia, ya que fue considerada de “mufa”, fue desplazada de su lugar y se rompió, por lo que Miller debió restaurarla. Por el deterioro que la escultura tenía, decidió realizar una réplica.

Fotografías Maricel Silva - Ignacio Javier Torres
Publicidad Publicidad
Publicidad
Av. San Martín 1215 San Lorenzo, Santa Fe, Argentina | C.P.: 2200 | +54 341 691 2807
© Copyright 2010, Todos los derechos reservados. Diseño by Artway.com.ar.