sábado, 25 marzo 2023 | Regionales

Colonia Vélaz: un pueblo abandonado a donde reina el silencio

Olvidado y polvoriento, un sitio que se ha borrado de los mapas oficiales pero que guarda muchos secretos y que en su olvido, aún se puede encontrar la belleza. Colonia Vélaz fue un pueblo que tuvo su mayor esplendor con la llegada del ferrocarril en 1933 y poco a poco se fue apagando.
Colonia Vélaz: un pueblo abandonado a donde reina el silencio
Publicidad
A 45 kilómetros de la localidad de San Pedro se encuentra Colonia Velaz, un pequeño poblado que se está casi abandonado, digo “casi” porque sólo una mujer aún habita allí junto a sus perros.

Colonia Velaz tuvo sus inicios en la estancia La Española de Eloy Velaz. Poseía unas 2 mil hectáreas en el actual partido de San Pedro, entre Perez Millan y Santa Lucía. Se construyeron algunas casas, un almacén, y una escuela, lo que formó el pequeño poblado.

La estación ferroviaria ubicada en el paraje del mismo nombre, se inauguró en el año 1933. Las vías del Ferrocarril pasaban por la Colonia pero no había una estación. A partir de la construcción de la estación, el poblado vivió su etapa de mayor esplendor. Había un club, un almacén de ramos generales, una herrería, el destacamento policial y la escuela N°31 del paraje.


Títulos de interés:
>¿Dónde está? A 12 años de la desaparición de Paula Perassi
>Messi retoma con Inter Miami su cargada agenda de partidos

Todo el esplendor de ese entonces se fue apagando con el tiempo, y en la década del 60 terminó con lo que el pueblo alguna vez fue y pudo llegar a ser.



Las calles vacías, inundadas en un inminente silencio y algunos carteles que anuncian la llegada a los pueblos cercanos, pero olvida mencionar a Colonia Velaz.

Las estructuras aún siguen en pie, algunas. Pueden verse, rasgadas y amarillentas las puertas de madera, altas, con rejas oxidadas del almacén de ramos generales, contiguo al que en su momento fue un club. Por una ventana, se deja ver un escenario, los estantes del almacén y algunas viejas botellas en el piso. Las telarañas también forman parte del paisaje.

Algunas pocas casas, también deshabitadas, rodean el lugar. Sin puertas, ni ventanas. Todo ha sido robado, vandalizado y dañado por el paso del tiempo.



La poca vida del lugar la trae la fauna, algún granjero que utiliza el lugar como criadero de chanchos, gallinas. Y también hay una señora que habita aún el lugar con sus perros, que con un cartel anuncia a los turistas que llegan curiosos: “Se venden cactus, a 50mts, casa verde”.


Sólo un paso de la enseñanza al olvido

Un espacio de aprendizaje, una escuela rural, está pensado como centro orientador de la familia, con incidencia directa en pueblos alejados de la ciudad, son de vital importancia en la vida social de la población.

La Escuela Nº31 de Colonia Vélaz es un panorama completamente distinto y desolador. Quizás se mantuvo en pie mucho más tiempo que el pueblo en si, pero tuvo el mismo final: quedó destruida, los vidrios, puertas y ventanas rotas. Abandono, silencio, tristeza, y el aula, vacía.



El cupo máximo de alumnos que llegó a tener la escuela fueron nueve, contó en una entrevista la última directora de la escuela, Margarita Bordoy. “Luego fueron 6”, después los niños se fueron hasta que no quedó ningún alumno. En aquellas paredes quedó plasmada la infancia de quienes por allí pasaron.

Queda sólo en el recuerdo lo que fue Colonia Vélaz en su máximo esplendor. Con el ferrocarril llegó la época dorada al pueblo y también en poco tiempo se la llevó. Ahora sólo es un sitio de paso, al que algunos turistas se acercan por el atractivo de aquello a lo que nadie aspira: el olvido.

Julieta Luz Carnevale - Guido Diaz Quilici
Más fotos en DOCUMENTARTE

Publicidad
Publicidad Publicidad Publicidad Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
San Lorenzo, Santa Fe, Argentina | C.P.: 2200 | +54 341 691 2807
© Copyright 2010, Todos los derechos reservados.
Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2023-30307622-APN-DNDA#MJ