lunes, 28 junio 2021 | Argentina

“El 90 por ciento no conoce la Ley de Identidad de Género”

Este lunes 28 de junio se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Orgullo. Gabriela Masilla es la mamá de Luana, la primera niña trans en el mundo que obtuvo su DNI con cambio de género. Allí comenzó su trabajo como activista por infancias transgénero.
“El 90 por ciento no conoce la Ley de Identidad de Género”
El 28 de junio fue elegido como fecha de conmemoración del Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+ porque alude a la revuelta en el bar neoyorquino Stonewall Inn en 1969, cuando personas trans, gays y lesbianas respondieron a una razzia por parte de la policía con monedas, botellas y piedras. Los disturbios se extendieron durante varios días y marcaron el inicio del movimiento moderno por los derechos LGBTIQ+ en todo el mundo.

Gabriela Mansilla es una de las referentes de la lucha por los derechos de las niñeces trans en nuestro país. Además de autora de los libros “Yo nena, yo princesa” y “Mariposas libres”.

En el año 2012 se aprobó en nuestro país la Ley de Identidad de Género. En diálogo con 11 Noticias contó que “los cambios que hubo son los avances de los reclamos de la comunidad travesti-trans, porque a partir de la Ley que fue impulsada por la misma comunidad empezaron a rectificarse las partidas de nacimiento, obtener sus nuevos D.N.I con el nombre que habían elegido con la identidad autopercibida, se empezó a implementar el artículo 11 de la atención a la salud integral, o sea que hubo reclamos y demandas en los hospitales para toda intervención”.


Títulos de interés:
>La provincia becará a científicas santafesinas para que se capaciten en el exterior
>Prisión preventiva para el violento de Granadero Baigorria que tenía un casino clandestino



Aunque destaca también que se está reclamando el cumplimiento del artículo 12, que establece el trato digno y “el avance siempre es desde el lado del sector oprimido, desde la necesidad de que se cumplan amparándose en la Ley, en este caso la de Identidad de Género, los derechos que se vienen negando históricamente, o sea, el gran avance me parece que es ese, el marco legal que se le dio al reclamo histórico”.

Luana fue la primera niña trans argentina en obtener su DNI, tras la sanción de la Ley, siempre con el acompañamiento de su familia. Es así que su mamá, Gabriela, fue aprendiendo muchas cosas a su paso y hoy acompaña a muchas familias que atraviesan por la misma situación.
“Con la entrega del DNI de Luana, el gran paso fue pensar en las niñeces, en la infancia. El DNI de lulú fue la puerta que se abrió para empezar a hablar de la infancia de la comunidad travesti-trans y a partir de eso, el reclamo de un montón de familias que se daban cuenta que tenían una niñez trans en su casa. Yo creo que el avance es de la misma comunidad, con un marco legal exigiendo lo que corresponde, que no debería de ser, pero bueno…” agrega Mansilla.

Al ser consultada sobre la situación de las instituciones, nos cuenta que ninguna está capacitada en el tema, “ni siquiera la escuela, el sistema de salud, todas las instituciones incluso la familia, porque la familia también es una institución. En este caso, las escuelas no se han ido capacitando, volvemos lo mismo, somos las mismas familias las que vamos a reclamar y exigir a las escuelas, no que incluyan porque nosotres no hablamos de inclusión, sino que garanticen la permanencia de nuestres hijes de una manera igualitaria”.

Las estadísticas arrojan que más del 64% de las escuelas públicas y privadas no saben cómo acompañar a una niña travesti-trans, el 90% no conoce la Ley de Identidad de Género. Cuando conocen la Ley, más del 60% no respeta el artículo 12 que establece el trato digno, no inscriben a les estudiantes que no tienen hecho el cambio registral en el DNI como dice la Ley. Respecto a esto opina que “no tienen ni idea, los números de las estadísticas que hicimos arrojan números tremendos”.

“La capacitación la estamos exigiendo nosotras, las familias y tampoco hay una respuesta inmediata, lo que hay del otro lado es pedido de tiempo, que les docentes, directivos, etc. no están formados para esto entonces hay que tener paciencia y todo eso tiene que ver con el abuso que estas instituciones han cometido contra las niñeces travesti-trans y el colectivo travesti-trans en general que ha sido expulsado, la escuela sigue siendo el segundo lugar de expulsión de una persona travesti-trans por estadística, o sea que no se han ido capacitando, le estamos exigiendo que se capaciten que no es lo mismo” concluye Gabriela.

Los juguetes y el género

Sobre este tema Gabriela Mansilla cuenta que la situación no ha cambiado para nada, el juego y quienes crean los juegos están completamente estereotipados, “la pelota para el varón y la muñeca para la nena, lo hacen como un ordenador social, para poder ubicar a las niñeces y decirles como tienen que jugar, a que tienen que jugar para responder a la matriz binaria y patriarcal. No se ha cambiado nada y quizás les niñes empiezan a jugar con lo que tienen y hay alguna que otra familia que quizás empieza a romper la idea de los estereotipos en los juegos, pero esto no sucede”.



“El jardín todavía tiene el rincón de las niñas y de los varones, las películas, los libros de cuento, la mamá – el papá que le da la pelota de fútbol antes de que ese niño pueda empezar a hablar y a tomar conciencia de lo que se les presenta. No pueden elegir, son muy pocas las niñeces que hoy pueden elegir y si vas a una juguetería está dividida en dos, de un lado toda rosa con la cocinita, las muñequitas, el set de limpieza, ahora hay hasta microondas en mí época había escobas y secadores para las niñas y yo quería una escobita porque todas mis amigas nenas tenían escobitas. Está el lavarropa, la tabla de planchar con la plancha ¡por favor!” agrega sobre el tema.

Manifiesta que para que la sociedad siga avanzando, lo primero que se debe lograr es que avance porque “quienes estamos avanzando somos los sectores oprimidos, está avanzando en este caso la comunidad travesti-trans en exigir los derechos, es el avance. Le estamos tocando el hombro, por no decir que les estamos pateando el culo, para que se den vuelta y nos vean y les podamos decir en la cara tenemos derechos y vos no me lo vas a venir a arrebatar, mucho menos le vas a arrebatar el derecho a mi hija”.

“Necesitamos otra clase de educación y de formación de esa sociedad, porque en realidad si no cambiamos no solo las leyes, teniendo leyes que la sociedad no cumple quiere decir que no hay una conciencia para que se cumplan esas leyes. Tenemos que formar con otra mirada, otra clase de sociedad para que recién ahí se pueda avanzar, tenemos un femicidio por día, entonces ¿qué sociedad está avanzando? Y súmale que los travesticidios y transfemicidios ni siquiera aparecen en los medios de comunicación, entonces ¿cuál es el avance?” plantea, para cerrar diciendo que nos falta libertad.

Publicidad
Publicidad Publicidad Publicidad Publicidad
Av. San Martín 1215 San Lorenzo, Santa Fe, Argentina | C.P.: 2200 | +54 341 691 2807
© Copyright 2010, Todos los derechos reservados.
Escuchar en Google Podcasts